Pulse aquí para volver a la página de inicio
Hermandad

Crónica de la peregrinación a Roma

El pasado 8 de octubre, trece hermanos de la Vble. Hdad. De San Juan Evangelista aterrizamos en Roma para visitar la ciudad eterna y el Estado Vaticano.

Tríptico informativo de la peregrinación

Debido al número escaso de peregrinos, el viaje se transformó en excursión, si bien hay que destacar el gran compañerismo y la gran cohesión del grupo.

Al día siguiente por la mañana, nos trasladamos desde el hotel, situado a unos 4 km de Roma y visitamos con guía de habla española la Basílica de San Juan de Letrán, las Catacumbas y la Basílica de Santa María la Mayor admirando todo lo que en ellas albergaban. El almuerzo fue en el hotel Miguel Angel degustando típica comida italiana. Por la tarde nos mostraron los impresionantes Museos Vaticanos, en los que contemplamos "las joyas de la corona" tanto en pintura como en escultura atesoradas a lo largo de los siglos. Por la tarde-noche visitamos la Plaza Navona, una de las plazas más famosas de Roma y de todo el mundo por la belleza de las obras de arte presentes en la misma.

San Juan de Letrán. Pulse para verlo más
	        grande San Juan de Letrán. Pulse para verlo más
	        grande
San Juan Evangelista, en la Basílica de San Juan de Letrán

El domingo día 10, por la mañana nos trasladamos desde el hotel y visitamos el Foro romano y el Coliseo, almorzamos en el hotel Miguel Angel y por la tarde visitamos la Plaza de España y la Fontana de Trevi. Asistimos al caer la noche a la Iglesia de San Ignacio (de los Jesuitas) para asistir a la eucaristía.

El lunes día 11 visitamos durante toda la lluviosa mañana la Basílica de San Pedro, visitando la cúpula y alrededores, finalizando la jornada en el Panteón.

San Pedro
Varios hermanos, con la Basílica de San Pedro al fondo.
Ver más fotografías en el álbum de fotos de la peregrinación.

Aterrizamos en Madrid el día de la Hispanidad y de la Virgen del Pilar, sobre las 12:00 horas.

Se puede decir en rasgos generales que el viaje fue una experiencia muy positiva, una confraternización entre los que tuvimos la oportunidad de asistir a la cuna de la Iglesia, en cuyo seno vivimos.